Pixel C, experiencia de uso.

0 62

pixel_c

El Pixel C es seguramente el mejor tablet Android que podemos encontrar, y desde JLDes lo hemos estado probando y queremos compartir nuestra experiencia con vosotros.

Ya os adelanto que mi relación con la Google Pixel C ha sido de amor-odio. Ese tipo de dispositivos que por un lado piensas “olé por ella” y por otro un “si al se pudiese hacer con ella…”.

Es la tablet con Android más completo y también uno de las más potentes. Tiene una excelente pantalla, con una proporción casi perfecta y un procesador potente y versátil para cualquier tarea. Se completa con una autonomía de calidad y un diseño muy especial que lo hace muy elegante, sencillo y moderno.

Google ha realizado un trabajo envidiable con este dispositivo, un salto en especificaciones y calidadnecesarios para aspirar a ser miembro de facto de la familia Pixel, cuyo exponente es el Chromebook Pixel, un portátil que a pesar de llevar un sistema operativo muy básico cuesta más de mil euros.

Especificaciones

Esta Pixel C incorpora lo último de lo último, especificaciones al alcance de Google y pocos más. A pesar de presentarse a finales de 2015, posiblemente hasta la segunda mitad de 2016 no veamos tablets Android capaces de rivalizar con ella.

  • Pantalla LCD de 10,2″ 2560×1800pixeles
  • SoC Tegra X1
  • GPU con arquitectura Maxwell
  • 3GB de RAM LPDDR4
  • USB type C, adaptador 15W
  • 32/64GB de almacenamiento
  • Cámara trasera de 8MP (IMX219), frontal de 2MP
  • Tablet: 242 x 179 x 7mm, 517g
  • Teclado: 242 x 179 x 5,5mm, 399g, integrado con cierre magnético
  • Batería de 9000mAh (34.2WHr)
  • Barra inferior luminosa, altavoces estéreo, cuatro micrófonos
  • WiFi 802.11 a/b/g/n/ac, MIMO, BT 4.1
  • Android 6.0 Marshmallow

Comodidad

Es bastante delgada (7mm), aunque de nuevo al sumarse al teclado engorda.

Es muy agradable de utilizar sobre una superficie. Es manejable para apoyarla en nuestras piernas pero sigue siendo una posición demasiado incómoda. Para transportarla hay diversos métodos pero lo más seguro es colocar la pantalla boca abajo para que quede como un portátil cerrado.

Sonido

El sonido de la Pixel C me dejó boquiabierto. La Pixel C incorpora dos altavoces estéreo y es uno de los mejores sonidos en un Android que he escuchado jamás, si no el mejor. También tiene cuatro micros, en principio para el “OK, Google” y demás funciones aunque realmente se aprovecha poco.

Teclado

Aunque el teclado vaya aparte y cueste 169 eurazos, la Pixel C está hecha para usarse con él.

El teclado no tiene enganches ni conectores ni cables. Es un sistema magnético de 5,5m de ancho muy potente (recordad la nevera) que se engancha con la parte inferior de la tablet y permite ajustarlo al ángulo que queramos hasta un máximo de casi 90 grados. Como decimos se ajusta totalmente, no se mueve ni un milímetro. Para despegarlo deberemos deslizar hacia un lado la pantalla.

El sistema reconoce cuando se conecta el teclado y te pide habilitar el bluetooth si no lo has hecho ya. Se habla de problemas de retardo por el Bluetooth, pero en mi caso no los he observado. El teclado nos permite escribir aprovechando la pantalla completa, si queremos hay una tecla para activar el teclado de Android habitual.

El teclado incorpora muchísimos comandos y atajos. Al no estar acostumbrados a utilizar teclado en Android nos hemos pasado diversos días intentando memorizar y acostumbrarnos a unos cuantos.

Lo único que se puede echar de menos es un trackpad, aunque en Android no es ultra-necesario…

Batería

La batería es otro de los grandes aciertos de Google con esta tablet. En horas de pantalla se sitúa entorno a las 6-7h. El modo Doze de Marshmallow funciona genial.

El LED de la parte trasera también actúa como indicador de la batería. Con dos toques cambia de color para mostrarnos el nivel, con por ejemplo toques rojos si estamos en las últimas.

Tanto la tablet como el teclado se cargan a la vez con el nuevo USB Tipo C que está situado en una esquina como suele ser habitual en los portátiles y no justo abajo como pasa en la mayoría de androids. No tenemos carga inalámbrica y tampoco carga rápida, un fallo que intentan corregir con un adaptador de 15W.

Construcción

El acabado de la Google Pixel C es completamente en aluminio. El tacto y las sensaciones que transmite son excepcionales, ningún rincón nos ofrece dudas.

En la parte trasera tenemos todo un cuerpo liso, en el que se encuentra la pequeña cámara trasera y esa franja colorida característica de la gama Pixel. Un led alargado que normalmente muestra los colores de Google pero también sirve como indicador de batería.

Conector USB Tipo C en la parte izquierda inferior, al igual que los altavoces y el botón de volumen. Cerca, en la parte superior izquierda está el botón de apagado y encendido. Cuatro pequeños agujeros para los micrófonos. En la parte derecha tenemos el jack de 3,5mm y más altavoces.

Software

Android 6.0 Marshmallow con los últimos parches de seguridad. La Pixel C es marca Google al 100% y será de los primeros dispositivos en recibir todas las novedades. Aquí tenemos pocos cambios, Android puro con el Google Now Launcher adaptado a tablets.

Es una verdadera lástima que ni el sistema ni la mayoría de las aplicaciones estén bien adaptadas al modo horizontal. Sí, hemos tenido que girar la Pixel C incluso con el teclado puesto.

Rendimiento

La Pixel C va como un rayo. 92000 puntos en AnTuTu. 4400 en Geekbench 3.0 multicore. Bah, creedme. La Pixel C es como los Android puros de verdad. Como deberían ir todos.

Productividad

La Pixel C viene para convencernos de trabajar en la nube con el pack de ofimática de Google. Lo hemos intentado pero nos echa para atrás la falta de multipantalla real o un sistema de ventanas, aunque ya sabemos todos que con la próxima versión de Android esto se subsanará.

Este Pixel C es la demostración que Google quiere apostar por algo así, pero si en todos estos años no ha conseguido que las aplicaciones se adapten a las tablets…¿qué nos hace pensar que de repente se adaptarán a Android para portátiles?

Conclusiones

La Pixel C es la mejor tablet Android que ha pasado por nuestras manos. Android limpio y veloz, una pantalla impresionante, un diseño pensado para rivalizar con portátiles, sonido de diez, batería muy solvente, un teclado como dios manda.

¿Tiene fallos entonces la Pixel C? No tiene NFC, no tiene microSD (esas de 200GB…), no tiene dos utilidades tan geniales que la Nexus 9 sí tenía como son el doble tap para encender la pantalla y el GPS. No tiene HDMI. ¿Y las cámaras? Totalmente olvidables.

La Pixel C no es una Surface Pro 4, ni tiene un sistema operativo como Windows 10. Eso es una realidad que hay que asumir. Sin embargo, nos permitirá llevar un dispositivo muy interesante, por menos peso y un coste también menor.

La Pixel C cuesta 499 euros. Por ese precio tendréis un dispositivo increíble pero cuya utilidad es muy reducida. Si se le añade los 169 euros del teclado tendremos un duo que puede sustituir a tu portátil para los usos más básicos. Tendrás un combo perfecto para la mochila, tomar apuntes, leer archivos, ver multimedia, jugar… no te fallará hasta que tu trabajo te exija ese plus de velocidad o complejidad que solo un portátil completo soporta.

Tagged with: , ,
jesdela

View all contributions by jesdela

Similar articles

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 135 suscriptores