Este robot podría construir tu próxima casa… en sólo dos días

0 9

Llevamos miles de años creando edificaciones a base de ladrillos, y a pesar de toda la tecnología que nos rodea, parece que seguiremos haciéndolo de una forma parecida. La cuestión es conocer cuándo y cómo meter al robot en el proceso, para lo que tiene respuesta un ingeniero australiano, creador de Hadrian.

Hadrian es un robot capaz de colocar mil ladrillos a la hora, y como era de esperar, no necesita descansar demasiado para desempeñar sus labores. Según los papás de la criatura – FastBrick Robotics – fácilmente podría montar una casa completa en un par de días, y si lo ponen a pleno ritmo, crear una urbanización de 150 hogares en un año.
El robot presume de trabajar con una tasa de error inferior a los 0,5 milímetros gracias a la tecnología láser empleada, y al mismo tiempo que coloca ladrillos, también es capaz deimprimir el adhesivo o mezcla necesaria para que los elementos queden unidos. Lo mejor es que echéis un vistazo al video que han preparado para que lo conozcamos:

Los ladrillos están a mano, a los pies de Hadrian, para que pueda ir cogiéndolos de forma automática y cortando según las necesidades de cada momento. El secreto para llegar a crear edificaciones de gran tamaño, está en la longitud – 28 metros – de las dos partes que conforman el brazo principal, por las que viajarán los ladrillos mediante una cinta transportadora.
Para empezar a ejecutar la obra, Hadrian necesita un complejo modelo 3D creado con programas de diseño asistido, en el que no debe haber dudas con los ladrillos a utilizar para generar la estructura. A partir de ahí se mueve, corta, y coloca ladrillos, de la forma más eficiente posible.
FastBrick Robotics y Hadrian han conseguido reclamar la atención de inversores como Cygnet Capital Group, con la intención de empezar a funcionar inicialmente en Australia. El robot no es flor de un día, lleva diez años en desarrollo, con un gasto de siete millones de dólares.
Otras aplicaciones prácticas las podemos encontrar en la creación de muros aislantes de ruido, o en proyectos de relleno en altura.
A pesar de ser un terreno por explorar, Hadrian ya tiene competencia y se llama SAM, un robot diseñado por la gente de Construction Robotics. No es tan rápido como su compañero de fatigas, ya que se queda en 300 ladrillos por hora.
Para su funcionamiento es necesario contar con tres operarios que suministren los ladrillos y el adhesivo, al mismo tiempo que supervisan el funcionamiento correcto. La otra diferencia obvia es que SAM va montando en unas vías para hacer su trabajo, mientras que Hadrian cuenta con un sistema telescópico que le permite llegar más allá de una simple pared.

jesdela

View all contributions by jesdela

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 135 suscriptores